Blog de la Salud | Hepatitis
Sitio con artículos médicos de actualidad sobre cardiología, fertilidad, cáncer y más.
Cáncer, Cardiología, Cáncer, Fertilidad
16255
post-template-default,single,single-post,postid-16255,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

HEPATITIS

HEPATITIS

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. Ayuda al organismo a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. La hepatitis es una inflamación del hígado.

Esta inflamación es causada por uno de los cinco virus de la hepatitis, llamados tipo A, B, C, D y E.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, así como el contacto sexual.

Cuando se presentan síntomas se puede tener fiebre, coloración amarillenta de la piel y los ojos, dolor en el abdomen, orina oscura,  heces blanquecinas, náuseas, vómitos, pérdida de apetito, entre otros.  A largo plazo pueden producir cirrosis, cáncer del hígado e incluso la muerte.

Prevención

La Organización Mundial de la Salud establece tres puntos clave para evitar contraer la hepatitis A: mejorar el saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la vacunación

La mejora del saneamiento está especialmente relacionada con el abastecimiento de agua, que es una de las razones más comunes del virus. Así, se puede evitar que el agua quede contaminada adaptando sistemas adecuados para potabilizar el agua, eliminando las aguas residuales o adoptando medidas higiénicas básicas como el lavado de manos frecuente.

Tratamientos

Más allá de las vacunas, la mayoría de personas que contraen la hepatitis A se recuperan por sí solas en pocas semanas. No obstante, es muy importante seguir algunas indicaciones:

  • Guardar cama durante varios días o semanas, según el estado general de la persona.
  • Seguir una dieta rica en proteínas y pobre en grasas (para hacer descender el nivel de transaminasas en sangre).
  • Tomar abundantes líquidos (agua o zumos).
  • No tomar bebidas alcohólicas hasta que se haya restablecido por completo.
  • Tomar los medicamentos que el médico indique (no actúan contra la hepatitis, pero sí alivian los síntomas y ayudan a sentirse mejor).
  • Evitar algunos tipos de medicamentos como analgésicos y tranquilizantes.
  • Al vomitar o tras los episodios de diarrea, es importante volver a rehidratarse lo antes posible.

 

 

 

No Comments

Post A Comment