Blog de la Salud | Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)
Sitio con artículos médicos de actualidad sobre cardiología, fertilidad, cáncer y más.
Cáncer, Cardiología, Cáncer, Fertilidad
16250
post-template-default,single,single-post,postid-16250,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), también conocida como la enfermedad de Lou Gehrig.

Enfermedad neuromuscular degenerativa en la que las neuronas que controlan los músculos del movimiento voluntario (motoneuronas) mueren y como consecuencia llega la debilidad y eso causa la parálisis total, incluida la capacidad de comer, hablar y respirar.

Tarde o temprano, la persona pierde la fuerza y no puede moverse. Cuando comienzan a fallar los músculos del pecho, la respiración se dificulta. El uso de un respirador puede ayudar, pero la mayoría de las personas con esta enfermedad fallece por insuficiencia respiratoria.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo establecidos para la ELA comprenden los siguientes:

  • Herencia. Del 5 al 10 por ciento de las personas con ELA la heredan (ELA hereditaria). En la mayoría de los casos de personas con ELA hereditaria, existe una posibilidad de un 50 por ciento de que sus hijos desarrollen la enfermedad.
  • Edad. El riesgo de padecer ELA aumenta con la edad, y es más frecuente entre los 40 y los 60 años.
  • Sexo. Antes de los 65 años, la cantidad de varones que desarrollan ELA es un poco mayor que la de las mujeres. Esta diferencia entre varones y mujeres desaparece después de los 70 años.
  • Genética.En algunos estudios que examinaban el genoma humano completo (estudios de asociación del genoma completo), se encontraron muchas similitudes en las variaciones genéticas de las personas con ELA hereditaria y algunas personas con ELA no hereditaria. Estas variaciones genéticas podrían hacer a las personas más propensas a la ELA.

Los factores del entorno pueden desencadenar la ELA. Algunos que pueden afectar el riesgo de desarrollar ELA incluyen los siguientes:

  • Fumar es el único factor de riesgo del entorno probable en el caso de la ELA. El riesgo parece ser mayor para las mujeres, especialmente después de la menopausia.
  • Exposición a toxinas del ambiente.De acuerdo con algunas evidencias, la exposición al plomo u otras sustancias en el lugar de trabajo o en el hogar puede estar vinculada a la ELA. Se han realizado muchos estudios; sin embargo, ningún agente o sustancia química se ha asociado sistemáticamente con la ELA.
  • Servicio militar. Según estudios recientes, las personas que han prestado servicios en el ejército presentan un mayor riesgo de desarrollar ELA. No está claro cuáles son exactamente los factores del servicio militar que desencadenan el desarrollo de la ELA. Podrían ser la exposición a ciertos metales o sustancias químicas, lesiones traumáticas, infecciones virales y el esfuerzo intenso.

Tratamiento y Medida de apoyo

Los tratamientos no pueden revertir el daño de la esclerosis lateral amiotrófica, pero pueden retrasar el avance de los síntomas, prevenir complicaciones y hacer que te sientas más cómodo e independiente

Medicamentos

Actualmente, hay dos medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de la esclerosis lateral amiotrófica.

  • Riluzol (Rilutek): este medicamento parece enlentecer el avance de la enfermedad en algunas personas, tal vez al reducir los niveles de un mensajero químico en el cerebro (glutamato) que a menudo se encuentra presente en altos niveles en las personas con esclerosis lateral amiotrófica. El riluzol se toma en forma de píldora.
  • Edaravone (Radicava): la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su uso en 2017 sobre la base de un ensayo clínico de seis meses que demostró que el edaravone redujo el deterioro del funcionamiento cotidiano relacionado con la esclerosis lateral amiotrófica. El medicamento se administra mediante infusión intravenosa (en general, entre 10 y 14 días seguidos, una vez al mes). El edaravone contiene bisulfito de sodio, que puede provocar reacciones alérgicas graves en las personas sensibles al sulfito.

Terapias

  • Atención respiratoria.Con el tiempo, se presenta dificultad  para respirar cuando los músculos se debilitan. Es posible que los médicos evalúen la respiración regularmente y proporcionen dispositivos que  ayuden a respirar durante la noche.
  • Fisioterapia. Un fisioterapeuta puede abordar distintas cuestiones, como el dolor, el caminar, la movilidad, la inmovilización y los equipos requeridos para que puedas ser independiente. La práctica de ejercicios de bajo impacto puede ayudar a conservar el estado cardiovascular, la fuerza muscular y la amplitud de movimiento durante tanto tiempo como sea posible. La actividad física regular también puede ayudar a mejorar. El estiramiento adecuado ayuda a prevenir el dolor y a que la función de los músculos sea la mejor posible.
  • Terapia del habla. Dado que la ELA afecta los músculos que se usa  para hablar, la comunicación es un asunto problemático en las personas con ELA avanzada. Un logopeda enseña técnicas de adaptación para hacer que el habla se entienda con mayor claridad.
  • Apoyo nutricional.Buscar alimentos que sean fáciles de ingerir y satisfagan las necesidades nutricionales.

 

No Comments

Post A Comment