Blog de la Salud | Enfermedad renal e insuficiencia renal crónica
Sitio con artículos médicos de actualidad sobre cardiología, fertilidad, cáncer y más.
Cáncer, Cardiología, Cáncer, Fertilidad
16138
single,single-post,postid-16138,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Enfermedad renal e insuficiencia renal crónica

2

Enfermedad renal e insuficiencia renal crónica

Enfermedad renal:

Es el término empleado para referirse al daño del riñón en las diversas etapas de su evolución.

Insuficiencia renal crónica:

Se refiere al daño avanzado y final, donde los tratamientos médico-farmacológicos  son insuficientes para ayudar al riñón a realizar sus funciones normales y mantenerlo en condiciones saludables.

Anatomía del sistema urinario.

El sistema urinario se compone de las siguientes estructuras:

Riñones:

Son dos órganos en forma de frijol del tamaño de un puño; se encuentra (dentro y en la parte posterior del abdomen) a los lados de la columna vertebral.

Ureteros y ureteres:

Son estructuras tubulares de tejido muscular que sirve de la unión al riñón con la vejiga.

La vejiga:

Es un tejido muscular dispuesto en forma de bolsa, la cual sirve para almacenar la orina que se produce en el riñón; esta se conecta con la uretra para dar paso a la salida de la orina al exterior durante la micción (acción de orinar).

Funciones del sistema urinario:

  • Eliminan agua y las sustancias toxicas (toxinas urémicas) producidas por la utilización de los alimentos y del metabolismo celular (funcionamiento de las células) tales como la urea, creatinina, ácido úrico y potasio, entre otras sustancias.
  • Regulan el intercambio de electrolitos, potasio, calcio, sodio y agua en las diferentes partes del cuerpo.
  • Producen hormonas que ayudan a la formación de glóbulos rojos (eritropoyetina) a mantener la presión    arterial en niveles normales y a mantener los huesos en óptimas condiciones.
  • Signos y síntomas de la enfermedad renal crónica:
  • Cansancio y fatiga fácil.
  • Falta de apetito.
  • Nausea y vomito.
  • Dificultad para respirar.
  • Sequedad de la piel.
  • Entre otras.

Causas más comunes:

  • La diabetes mellitus I y II.
  • La presión arterial alta.
  • Obesidad.
  • Infecciones.
  • Piedras en el riñón.

Pruebas de laboratorio:

Son exámenes sencillos  (sangre y orina) y consiste en biometría hepática, química  sanguínea, examen general de orina y determinación de la depuración de creatinina (orina de 24 horas), de las cuales demostraran alteraciones como:

  • Incremento de urea, creatinina, potasio, ácido úrico y fósforo en sangre.
  • Disminución de los niveles de calcio en sangre.
  • Anemia.
  • Perdidas de proteínas en la orina.
  • Disminución del volumen urinario.    
  • Medidas para evitar o retardar al daño renal:
  • Evitar las infecciones urinarias.
  • Evitar elevaciones del ácido úrico.
  • Mantener un control estricto de la presión arterial y glucosa en la sangre.
  • Evitar o abandonar el hábito del tabaquismo.
  • Evitar y tratar la obesidad.
  • Evitar elevaciones del colesterol y triglicéridos.

Tratamiento

Hemodialisis: consiste en filtrar el exceso de líquidos y las sustancias tóxicas del organismo mediante el paso de la sangre  del paciente por un filtro  periódicamente.

La hemodialisis permite:

Eliminar las sustancias toxicas, la sal y el agua en exceso del organismo.

Mantener el nivel adecuado de ciertas sustancias químicas en la sangre.

Contribuye a controlar la presión sanguínea.

¿Cuanto tiempo dura la hemodialisis?

Por lo general, duran  de 3 a 4 horas, tres veces a la semana. El tiempo necesario para cada uno depende de:

El grado de funcionamiento de los riñones del paciente.

De la cantidad de liquido retenido entre una sesión a otra.

El peso, estado físico y situación de salud del paciente.

Transplante:

El trasplante consiste en implantar un riñón sano en una persona cuyos riñones ya no funcionan. Cuando es posible realizarlo, el trasplante es la solución más deseable.

Hay que tener en cuenta que no todos los riñones sirven para todas las  personas: el nuevo riñón debe ser compatible  con el sistema inmunitario de la persona receptora.

Dr. Raúl Borrego Gaxiola

Sin Comentarios - ¡Sé el primero en comentar!

Publicar un Comentario